Mi nombre es Javi, y yo, como mucha gente nací en una gran ciudad. Por suerte, desde muy pequeño y gracias a mis padres, pude empezar a disfrutar de la naturaleza y la montaña en estado puro. El exterior, senderismo, camping, aventura…  Todas esas cosas que hoy en día aprecio tanto. Años mas tarde descubrí la escalada y el alpinismo, algo que ha influido enormemente en mi vida y no creo que me canse de practicar.

He de decir que aunque siempre me sentí atraído por ello, nunca me planteé realmente la vida en el campo hasta hace un par de años, mi chica y yo decidimos dar el paso. En principio era poco más que un sueño, un proyecto difuso con el que asustábamos a nuestros familiares y amigos. Habíamos decidido dejar nuestros trabajos en Alemania junto a esa “seguridad”, tan idealizada actualmente, para empezar otra vida. En otro sitio. Asturias.

Fue pasando el tiempo y nos empezamos a dar cuenta de que la idea tomaba forma y en realidad bastante definida. Era lo que queríamos hacer, estábamos seguros. Alejarnos de esos cánones preestablecidos de nuestra sociedad, de el valor basado en los logros y volver a tomar contacto con Pachamama, como la llamaban los Incas.

Actualmente, aunque en muchas ocasiones lo olvidemos, vivimos cada día nuestro sueño. Ese que hace 2 años parecía tan irreal.

Nos fuimos pal monte!