Posted by on Agosto 25, 2016

Nadie en su sano juicio ingiere veneno cuando tiene hambre…    ¿O tal vez si?

Cuando uno se empieza a interesar por los alimentos que ingiere y llega a ser consciente de lo que en realidad esa “comida” contiene, la cosa se empieza a poner interesante. Hay reacciones para todos los gustos, desde la aceptación hasta la incredulidad.

Para ser sinceros, hace poco que abrí los ojos. Es decir, que me preocupo por estos temas. Pero una cosa tengo clara; ¿Cómo puede ser saludable el ingerir pesticidas cuyo único fin es aniquilar seres vivos? Es algo que para mí carece de toda lógica. Mientras tanto diversos especialistas en genética y universidades se empeñan en demostrar lo contrario, o más bien se escudan en afirmar que no se ha demostrado que las sustancias utilizadas sean cancerígenas, y aquí hay tema para rato. ¿Quién está detrás de esos estudios, de esas pruebas? ¿Quien financia a esos especialistas? ¿Farmacéuticas como Bayer tal vez?   Demasiada tela que cortar…

  • En marzo de 2015 la Agencia para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha clasificado el glifosato como “probablemente cancerígeno para los seres humanos”. Esta clasificación se basa en la evidencia limitada en seres humanos pero una fuerte evidencia de que es cancerígeno para los animales. También se sospecha que actúa como un disruptor endocrino y que es tóxico para la reproducción.
  • En mayo de 2016 se ha presentado un informe elaborado por el JMPR (Joint Meeting on Pesticide Residues), organismo dependiente de la OMS y la FAO, en el que se concluye que es poco probable que el glifosato pueda provocar cáncer.

Es bastante extraño que desde la OMS, se emitan dos conclusiones tan distintas en tan poco tiempo. ¿Tendrá todo esto algo que ver con la renovación de la licencia del uso del glifosato en la Unión Europea? ¿Nos están tomando el pelo? ¿Otros que pillan cacho de las arcas de Monsanto? Sacad vuestras propias conclusiones…

También hay que tener en cuenta que cuando un@ se centra en la búsqueda de algo, lo encuentra. Si los que defienden el uso de sustancias como el glifosato, se centran en encontrar pruebas de que la sustancia no es dañina y diseñan sus experimentos con ese único fin, aislando de esta forma otras posibilidades, llegarán precisamente a donde les interesa llegar “€”. Es aquí cuando volvemos a la lógica, ¿Cual es el único fin de esa sustancia? Matar.

Vamos con un razonamiento deductivo:

  1. El glifosato es letal para las plantas y nocivo para los demás seres vivos (no manipulados genéticamente)
  2. Las personas son seres vivos no manipulados genéticamente (aún)
  3. ¿Será entonces el glifosato nocivo para las personas?

Según mi razonamiento deductivo tenemos dos opciones:

  • No consumir productos manipulados genéticamente y/o tratados con glifosato (entre otras muchas sustancias nocivas para la salud).
  • Que nos manipulen genéticamente.pesticidas2

¿Qué vas a elegir?

Los reyes del mambo.

Bayer, principal productor de pesticidas y Monsanto, líder mundial en semillas trasgénicas quieren dominar la producción agrícola mundial. No lo digo yo, esta información está al alcance de tod@s.

Multitud de patentes de plantas indispensables en nuestra alimentación lo corroboran. Patentes de plantas! Si, habéis oído bien. Y no sólo de plantas (unas 2.800), ya existen unas 1.500 patentes de animales.

¿Qué quiere decir que las plantas y los animales estén patentados? Básicamente y fácil de entender: Vas a comer lo que ellos quieran. Monopolio.

Hechos:

  • Monsanto y sus defensores afirman entre otras cosas que los trasgénicos son positivos para la alimentación y el medio ambiente. Por una parte porque se necesitan menos cantidades de pesticidas/herbicidas, por la otra debido a la creciente demanda mundial alimenticia.

A ver, aquí hay varias cosas que decir.

  1. Está comprobado que ya existen “malas hierbas” capaces de resistir el glifosato. Ok, entonces ¿Cúal es ahora el plan? ¿Más veneno? Porque de momento, la consecuencia directa de esto es el encarecimiento de la cosecha.
  2. Si los que producen semillas trasgénicas son los mismos que venden herbicidas, ¿Cómo se explica que quieran reducir el uso de su producto herbicida estrella “Roundup”? El negocio de los productos fitosanitarios junto a la producción de simientes asciende a 80.000 millones de euros.
  3. En muchas de las grandes plantaciones de transgénicos se cultivan alimentos destinados a la industria cárnica (consumida en E.E.U.U. y Europa), no a alimentar a gente pobre con carencia de vitamina A como ellos quieren hacer ver.

Bueno, de momento lo dejo aquí…

¿Qué opinas acerca de todo esto?

Comentarios

  1. Elena
    Agosto 25, 2016

    Leave a Reply

    Tienes razon!
    Pienso que deberíamos empezar por dejar de comprar productos de Monsato y Bayer.

  2. Pol Pesoa
    Agosto 29, 2016

    Leave a Reply

    ¡Excelente post! No puedo estar más de acuerdo. Quienes se empeñan en aportar pruebas que demuestren que tales sustancias no son dañinas, desde luego las encontrarán, pero a costa de esconder las verdades incómodas que las hacen inviables. Lo cual no hace más que reafirmar la falta de escrúpulos de tales monopolios. Sus retorcidas estrategias defensivas -como esconder su avidez de poder tras los rimbombantes discursos plagados de tecnicismos científicos, o el empleo permanente de ofensivos eufemismos-  corroboran una y otra vez que el RESPETO a la vida, al planeta y a las personas está a años luz de su escala de valores.
    Por desgracia, también ocurre que los propios medios de comunicación ofrecen mayor credibilidad a sus bien pagados científicos, por el mero hecho de ser gente “titulada”, que a cualquier persona informada que muestre sentido común. Y es que el razonamiento deductivo tampoco entra en sus protocolos, al parecer.
    ¡Abajo el glifosato!
    Saludos cordiales,
    Pol

Comentar


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*